21 agosto 2014

Nuestra identidad

Solían maldecir a la lluvia

y no sabían lo que decían,

como un adolescente en llamas

como un anciano de cualquier tiempo

pasado fue mejor.

Solían mascullar con violencia

los goles del Barsa,

las derrotas en las elecciones generales.


Solías poner cara de tonto

en los chistes que te reías

y que nunca entendías,

las chicas por las que te morías

las que se llevaban otros,

el coche que te salpicaba el barro

en tus pantalones favoritos,

el techo que tocabas arrastrándote.


Solías ser de otra madera

hasta el rabo, todo toro,

pero la carcoma de los años...

nos fue devorando la sonrisa,

la ilusión, el griterío del recreo,

y el rictus serio del trabajo

que solo es un trabajo...

hizo que nos olvidáramos

de la nuestra... identidad.

15 julio 2014

No Fue Todo Nada

Volabas, tú siempre volabas
con la certeza a sabiendas que no
te pondrías de pie.

Soñabas, tú siempre soñabas
con ganar un mundial y ser lo más grande
que se puede llegar a ser.

Reías, tú siempre reías
con las manos y el prestigio de un mago...
hasta con tus bostezos me hacías reír.

Creías, tú siempre creías en ti
como creen los que saben, que piensan
que no hay más prudencia que nada saber.

Gustabas, tú siempre gustabas
elegante y sutil con la lúcida cara
en un lunes gris, que visita al psiquiatra.

Querías, tú siempre querías
visitar un país, de polizón en un barco...
y saltar el charco, como en tus primeros años.

Morías, tú siempre morías
por sentir cada día una nueva vida
tan lejos del tedio más serio del fin.

Volabas,
Soñabas,
Reías,
Creías,
Gustabas,
Querías,
Morías.

Pero no fue
todo... nada,
no acaba aquí.


03 junio 2014

Debería

Debería llover un rato cada día.

Debería vivir toda una vida.

Debería hacer las cosas bien.

Debería partir para volver.

Debería acertar mi suerte.

Debería dormir de un tirón.

Debería tener el valor.

Debería controlar la situación.

Debería sanear el haber…


pero solo debería.