27 septiembre 2009

El tacto de tu latido


El temor no es una mirada ausente

Ni el silencio tras las preguntas

Ni siquiera la tenue muerte que nos separará.

Eso, ya lo sabemos.

El temor es tenerte en mi cama y de repente

Despertar, no verte y pensar… que jamás,

Darme cuenta que sólo es… un sueño herido

O no volverlo a conciliar.

El temor es cuando te vas con la absoluta certeza

Que no es para siempre,

Caminar sin que estés a mi lado.

El temor es recordarte el resto del día

Impaciente porque llegue la noche…

Dónde esperas escuchar la llave del amor

Si es que existe,

Para darme ése primer beso de cereza y vainilla

Que será lo mejor que me pase en la vida.

El temor es confesarle al tiempo que no va a ser amigo mío

Si nunca va a hacer nada al respecto,

Si no puedo contarle ni a gritos ni al oído

Que no voy a sentir(te) si no es de la mano…

El tacto de tu latido.