30 junio 2006

Un pequeño rasguño

Catwoman (sin ánimo de ofender)

Sucio y arrugado como un codo me dejaste
El corazón, cuando te largaste
Con mi otro yo.
Te pensabas que era algo parecido a tu
Primera impresión
Yo no quise ser otro que no fuera yo
Ni tampoco hacer trampas de salón
Para ganarte la partida poco a poco.
Tú misma me enseñaste todas las cartas
Y en realidad no tenías una buena jugada
Pero yo no sabía que también jugabas a perder.

El amor o como lo quieras llamar, es así…
De placer y de dolor,
Como un café descafeinado que nos pone más nerviosos
Nos dice mira allí, para darnos una colleja
Y se presenta voluntario, y luego… sale corriendo.

Es el espía que nadie hubiera imaginado
El mosquito inconsciente que se estrella en tu ojo
Como un árbol de Navidad que se vacía de regalos
Como un arco iris que siempre vemos en blanco y negro…

No lo vuelvas a medir, prefiero tu sonrisa
Jamás podré perdonarme hab…

...

28 junio 2006

See you later

Cortándole el dedo a Tomás (figura), con Vane (guapa), Patricia (feliz), Andrés (artista repostero) y Alberto (cumpliendo años inmortalizándonos)



Soy
Como una acera con cientos de heridas
de un mismo puñal, una acera
con multitud de manchas en su historial.
Con tantos baches como tropiezos
Y mil veces pisoteado por suelas
de diferentes tamaños.

¿cuántos hombres me han pasado por encima
sopesándome a la vuelta y a la ida?

Soy
de saliva, orín y excremento…
de aire o de viento.
Pero sigo en pie sin descansar
aunque ya tiemblo como si la vida
me apuntara al vientre.
Estoy en el camino a algún lugar
sin moverme mucho del sitio.
Para siempre estar ahí... allí
como un banco en el que apoyas tu aburrimiento
como un pez de río también emano cieno
como un barco vacío sobre el mar...
Me llevo a puerto
para poner los pies en la tierra
hoy, cuando creo que sale tu vuelo.

Tú en el mar, yo en el cielo (¿O mejor en el infierno?)




...

Tu nombre hace eco cada día en mi cabeza
que siempre está de obras en otra ciudad invisible*
y a veces vuelve a ti, vuelvo a repetir
el curso donde nunca aparecía en la lista.

De noche se me sigue haciendo tarde
me chirrío cuando me acuesto sin escribirte
admito que no tengo temor al fracaso
me da más miedo que te involucres en mí.

Aún así prefieres hechos a empaparte de palabras
aún así nunca hice nada, solo esperé la corriente
pero el río estaba seco y nunca llueve lo preciso
para que sea suficiente una densa gota de mi alma.

Una gota de lágrima que se suicida sin avisar
por un recuerdo en aquel abrazo en el que no me suelto
aún, sigo tan nervioso y tieso como el cable de acero
que eras, que te rompías para desgarrarme suavemente.

Porque siempre fuiste talco, también pétalo cortante.

....

Ciudad Invisible: guiño a "Las ciudades invisibles", obra de arte e imaginación selecta de Italo Calvino

26 junio 2006

Sin faltar

Beleño blanco, flor de la muerte o adormidera de zorra. El nombre de beleño deriva del latín Belenus, dios galo al que se le consagró esta planta, con la que los galos envenenaban sus flechas.

"Una sensación extraña me invade, le encuentro a la comida cada vez menos sabor, será que la probé cuando rabiaba y me quemé la lengua. Ya no consigo disimular con credibilidad, aunque sé que la vida sigue, no para, conmigo o sin mí, con ella o sin ella."

La vida es la dueña de nuestra empresa, la admiro, le hago la pelota e intento no perderme sus shows cuando me pillan cerca. No se puede uno cansar de ella, mal vamos.
El amor tiene sus noches. Cuando está sobrio en el escenario... sus dedos coordinan "la melodía de los pelos de punta" , uno sonríe hasta en situaciones adversas, por instantes, no sólo teoriza su filosofía vital sino que también inventa fórmulas mágicas que hacen crecer sus flores de plástico preferidas, descubre mundos ya descubiertos y va protegido por barras de valor absoluto.
La muerte da conciertos de lunes a viernes. Los fines de semana descansa sólamente cuando duerme porque por norma general suele salir a ponerse ciega (¡hasta arriba! (de dama) ) y como mucho a enrollarse con cualquiera. Es como el trabajo al que siempre llegas tarde, quizá por culpa de tus cinco minutos más. Pero es normal este comportamiento, cada noche toca el mismo repertorio, y así va a estar... toda la vida igual, sin perderse ninguna cita, sin faltar a nadie.

25 junio 2006

GRITO HACIA ROMA



(DESDE LA TORRE DEL CRYSLER BUILDING)

Manzanas levemente heridas
por los finos espadines de plata,
nubes rasgadas por una mano de coral
que lleva en el dorso una almendra de fuego,
peces de arsénico como tiburones,
tiburones como gotas de llanto para cegar una multitud,
rosas que hieren
y agujas instaladas en los caños de la sangre,
mundos enemigos y amores cubiertos de gusanos
caerán sobre ti. Caerán sobre la gran cúpula
que untan de aceite las lenguas militares
donde un hombre se orina en una deslumbrante paloma
y escupe carbón machacado
rodeado de miles de campanillas.

Porque ya no hay quien reparta el pan ni el vino,
ni quien cultive hierbas en la boca del muerto,
ni quien abra los linos del reposo,
ni quien llore por las heridas de los elefantes.
No hay más que un millón de herreros
forjando cadenas para los niños que han de venir.
No hay más que un millón de carpinteros
que hacen ataúdes sin cruz.
No hay más que un gentío de lamentos
que se abren las ropas en espera de la bala.
El hombre que desprecia la paloma debía hablar,
debía gritar desnudo entre las columnas,
y ponerse una inyección para adquirir la lepra
y llorar un llanto tan terrible
que disolviera sus anillos y sus teléfonos de diamante.
Pero el hombre vestido de blanco
ignora el misterio de la espiga,
ignora el gemido de la parturienta,
ignora que Cristo puede dar agua todavía,
ignora que la moneda quema el beso de prodigio
y da la sangre del cordero al pico idiota del faisán.

Los maestros enseñan a los niños
una luz maravillosa que viene del monte;
pero lo que llega es una reunión de cloacas
donde gritan las oscuras ninfas del cólera.
Los maestros señalan con devoción las enormes cúpulas sahumadas;
pero debajo de las estatuas no hay amor,
no hay amor bajo los ojos de cristal definitivo.
El amor está en las carnes desgarradas por la sed,
en la choza diminuta que lucha con la inundación;
el amor está en los fosos donde luchan las sierpes del hambre,
en el triste mar que mece los cadáveres de las gaviotas
y en el oscurísimo beso punzante debajo de las almohadas.

Pero el viejo de las manos traslucidas
dirá: amor, amor, amor,
aclamado por millones de moribundos;
dirá: amor, amor, amor,
entre el tisú estremecido de ternura;
dirá: paz, paz, paz,
entre el tirite de cuchillos y melones de dinamita;
dirá: amor, amor, amor,
hasta que se le pongan de plata los labios.

Mientras tanto, mientras tanto, ¡ay!, mientras tanto,
los negros que sacan las escupideras,
los muchachos que tiemblan bajo el terror pálido de los directores,
las mujeres ahogadas en aceites minerales,
la muchedumbre de martillo, de violín o de nube,
ha de gritar aunque le estrellen los sesos en el muro,
ha de gritar frente a las cúpulas,
ha de gritar loca de fuego,
ha de gritar loca de nieve,
ha de gritar con la cabeza llena de excremento,
ha de gritar como todas las noches juntas,
ha de gritar con voz tan desgarrada
hasta que las ciudades tiemblen como niñas
y rompan las prisiones del aceite y la música,
porque queremos el pan nuestro de cada día,
flor de aliso y perenne ternura desgranada,
porque queremos que se cumpla la voluntad de la Tierra
que da sus frutos para todos.


Federico García Lorca

22 junio 2006

¡Ojo, qué nos ven!


Si pretendes matar a un hombre este es un buen momento, después de orinar a uno le da igual todo.

20 junio 2006

Una tarde más sin siesta


¡Qué pereza me invade esta tarde! (y todas las tardes después de comer). El bochorno acentúa esta crisis al borde del sueño que siempre evito. Anoche escuché la tormenta, la ropa colgaba pero preferí dejarla ahí para que adquiriera el aroma de nube, de tierra mojada.
Dan ganas de no ir al currelo, de hacerte caso cuando intentas pervertirme diciendo que llame aludiendo un dolor de barriga, pero no, puede y es seguro que no sea tan profesional como crees, sencillamente creo que a muchos se nos ve el plumero y que soy un pésimo actor secundario de serie B o de episodio piloto inclusive, pero soy feliz con esto, lo necesito, no se trata de pasta sólamente, es más bien una necesidad de tener trato humano y es más mal... no saber decir que no, a veces. Aunque ya aprendí bastante, volví al mundo real en un aterrizaje forzoso que me ha dejado "cicatristes" por el resto del tiempo que me toca. Aún me queda algo de obligación supersticiosa, además de la elegancia fuera de la percha o adentro del corazón; es decir, soy un gilipollas integral al dejarme llevar por la inocencia adulta, que debe tener más mala leche, pero sabes... tú también tienes culpa... sabes que puedes vestirme como quieras, desnudarme lo justo, ya me quito la ropa interior más rápido yo solito, salpimentarme hasta la risa, tragarme sin masticar y quedarme ahí preocupado por hacerlo bien para que tengas una buena digestión.
Y sé porqué lo haces, quieras que sea feliz, pero quizá sea tan raro que quizá sea feliz no siendo feliz.
Siempre lo dije: "mi misión en esta vida es hacer felices a las demás personas aunque eso conlleve que yo esté triste"
Pero todo tiene un fin, algún día yo dejaré también de ser una puta y no tenga que ir corriendo a los sitios y entonces podré quedarme contigo hablando en el café, pasando un buen rato en una dimensión apta para nosotros.
Y ahora debo marcharme, llego justo al curro. Me voy corriendo

Lunes con prórroga

...

Maldito seas amor cuando te vas tan pronto
y me devuelves a aquello que llaman tedio,
los lunes en el pelotón de fusilamiento
me duermo en el metro, me paso tu parada.

Así eres amor un herpes que duele, huele
como un rosal podrido que pincha en el alma
como un pozo ondo y ocuro lleno de vacío
de las palabras sin eco que tanto nos dijimos.

...

19 junio 2006

los lunes no cerramos


Un desconocido me ha rociado con gasolina y acto seguido se ha dispuesto a encender su mechero, pero no prendía, así que para contentarle tuve que prestarle el mío. Amablemente, él me ha dado las gracias.

Bienvenidos al lunes, pero no uno cualquiera, sino hoy, un día con muchas opciones para sorprendernos. Debemos estar preparados, nunca se sabe. Por ejemplo, esa chica que te mira en el metro podría ser una persona apta para entrar en tu vida, ¿y qué vas a hacer? ¡venga dime! ¿qué vas hacer?, ¿te vas a quedar sin hacer nada?, ¿te vas a quedar con las ganas? ¡Bah, qué te jodan! (y si lo hacen disfrutalo jeje) ¿Vas a seguir siendo un cobarde, sólo porque subestimas y odias los lunes? Dicen que no hay nada peor que los lunes... cuando tú eres más paupérrimo.
(Me incluyo)

18 junio 2006


Se ha escrito mucho y a veces se ha leído demasiado sobre Antonio Vega. Anoche le vimos, ajeno a la multitud, impasible pero emocionado al recordar quizá los palos del camino. Un poeta a la vieja usanza, preocupado exclusivamente por contar lo que siente en su mundo. Muchos fueron los malditos... Los incomprendidos forman parte de el atajo de los tardones (Rimbaud, Baudelaire, Modligiani, Van Gogh, etc); otros como Dalí y Dylan quedan fuera de esta selección porque Dalí sería el "presi" por loco sobrio y Dylan el "mister" por influencias, carrera y por sabio. Algunos vivieron más, pero no más de una vida, se dejaron el pellejo en cada trozo de arte, fueron rechazados en su momento pero se dieron la tremenda satisfacción de morir con las botas puestas, de ser fieles a sus principios notables, en protesta a la mierda de afuera. Muchos fueron famosos tras su muerte, muertes precoces a priori, muertes por mero aburrimiento que ya no soportaban, entonces, se dedicaron a su obra y le dieron prioridad absoluta, abandonaron su vida, creyendo que era el proceso normal de un genio, y así es, su obra perdurará. Lo bueno de Antonio es, que es de piedra ante las masas, te dice las cosas y te llegan como si fuera un cantaor de flamenco y aunque sin garra, también te golpean adentro. Parece que no sea tan tímido sino que su manera de interpretar es contundente y desesperada al entregar su alma a los cuatro vientos, a cualquier desconocido entre el público. Es genuina la fragilidad con la que escribe Don Antonio, la cara es el reflejo del alma. Se trata de un ser que está por encima del resto como puede estarlo Leonard Cohen que se refugió en un monasterio budista cansado de respirar, pisar, besar, conocer... excrementos a la vuelta de la esquina.
En cada poema hay que morir un poco, si no, no merece la pena. Y sobrevivir, y levantarse cada día es una nueva vida y mañana será mejor si hoy no fue un buen día.
Para mí, lo más difícil es hacer vida normal como si no os contara mis sensaciones más profundas, pero de momento prefiero vivir escribiendo un poco, sólo porque a alguien le hace bien leerme.


Debemos aplaudir a Antonio Vega, darle las gracias por su dedicación y desearle suerte en el trayecto.

17 junio 2006

Un albatros planea Granada


Por fin estoy en Granada, sentado en un banco del parque de una urbanización a las afueras, a la sol y sombra de un olivo milenario que también soñó ser astronauta. Permaneceré aquí en la misma posición hasta que me caiga la primera aceituna negra y andaluza sobre la cabeza (como Newton).
Cada banco es diferente, lo ilumina un distinto árbol y en ellos… pájaros de varias especies toman su café como en La Tertulia, dan sus conciertos, y supongo que allí al fondo… los del pinar de capa caída están de botellón, son los más ruidosos. Los padres y las madres se mueven en otros ambientes, claramente descansan en el banco “Luis Rosales”, con su rosal blanco y su rosal rosado, (valga la redundancia si yo lo valgo) con sus inofensivas espinas. Y finalmente está el banco de las amapolas, donde no hay pájaros apenas, están pasando sus vacaciones en otro lugar, quizá en Madrid o quién sabe. Las pocas amapolas que quedan, son las luces de las casas de los pájaros que hacen que la ciudad funcione en estos días y noches, me refiero a los empleados de limpieza, camareros de bares y restaurantes, moteles, gasolineras y servicios médicos, etc, ¡pájaros valientes!
Pero el banco del olivo milenario, tan alto como el pino, tiene vistas a Sierra Nevada, con algún kilómetro de nieve el primer día de mayo; soy consciente de que las condiciones físicas y químicas permiten que esto sea posible, pero para mí, para mi alma soñadora esta mañana es auténtica magia y lo digo con el corazón que también es mi cerebro. Ya puestos a imaginar, si me dieran a elegir ser un pájaro, preferiría ser un albatros, planear desde la montaña al mar a vista de la Granada de moros y cristianos que se dan la mano en el hombro con una sonrisa de complaciente hermandad.Pero soy un humano que no sabe volar como un albatros, aunque puedo intentar plasmarlo, quizá otro día ya de día… porque si fuera albatros, estas líneas las estiraría como en pleno vuelo.

16 junio 2006

Bienvenidos al Coffee Session


Queda inagurado este pequeño Café...
un rincón humilde en el callejón con salida... Apátridas.
Porque no olvido el pasado y recuerdo el futuro.
A esta ronda invito yo. Café para todos. ¡Hablemos!

Porque con retraso como siempre llego a tiempo