23 octubre 2006

El diván común (del Doctor Amor)


La silla donde reposan mis ideas no tiene respaldo
le falta tu espalda
a la mía... la tuya
y a las mías... las tuyas.
Aquellos ideales más rápidos que el presente
cuando se presenta radiante, sin avisar
como el vestido de tu sonrisa de dama de honor
de toda mi vida, de todas... tú todas
Reina.
Como que siempre tengo que esperarte
y siempre con retraso apareces a tiempo.
A veces, lo prefiero, llegas tarde pero corriendo
y cruzas el paso de cebra...
sabiendo perfectamente dónde estoy mezclado,
entre todo el tráfico de gente que anda con sus cosas
con la cabeza baja en pensamientos dislépsicos.
Yo sin embargo, cansado e inmóvil
sólo pienso en ti, y no temo
aunque tiemblo por estar colapsado
con mis cosas que son tus cosas.
Nervioso por hacerlo lo mejor que sé...
¡dame un beso, duérmeme!

04 octubre 2006

Coma Inducido


Es agosto
Aunque parezca septiembre,
Quisiera verte cuando me veo en el espejo
Pero estás lejos, allí es abril
Y ves a otro al mirar tu espejo
Mirarte a ti.

De recordarte peno por vista cansada
El viento me maltrata si pienso en ti
Me despiertan cada noche murciélagos en la ventana
Tiemblo, pues no te tuve… tú a mí sí,
Y las mesas donde como solo cojean.
Camino en dirección contraria
Me refleja el sol de diciembre
Y mi sombra se refugia tras de mí
Aunque cada vez… le cuesta más seguirme.
Definitivamente tienes más agallas
De vez en cuando te escribo, te llamo
Pero no digo nada, tú sabes que soy yo…
El que no te olvida en este coma inducido.
Porque pasa la vida y no me salen las cuentas
Quererte es el fracaso de estar a años luz
Girando mareado en órbitas imaginarias;
Porque yo cuando me duermo ya te he perdido
Ni cuando me desvelo te veo y sigo soñando
Que es como siempre y nunca te he tenido.

03 octubre 2006

Azucenas


Podrías ser tú
Podría ser cualquiera
La que apaga mi luz
Para que no brille mi estrella.
Ofrecerme como a un niño un dulce
Luego, esconderlo con poderosa sonrisa
Dejarme vulnerable como un gato sin bigotes
Y que me suba un caramelo de mentol.
Podría fallecer de pena como antaño
Romperme las piernas saltando de una maceta
Olvidarme de respirar, robarme la cartera
Cruzarme sin mirar un paso de cebra.
Podrías ser tú
Podría ser cualquiera
La que me deshidrate
La que me llene el ojo de esperanza ciega.
O podrías ser tú
A la que le dijera…
Te quiero tanto que yo ya no me quiero
Ni vivo, si muero cada día, sin ti
O de repente envejecí bajo las azucenas.

01 octubre 2006

Kroke, es un grupo polaco, diferente



Bajo el ritmo de las melodías polacas,* sobre el impulso del bálsamo de eucalipto para que yo sea persona cada mañana, entre el ser y no ser sin ser una cuestión, por encima de las respuestas que no se van a leer dado que el dado tiene únicamente un exclusivo número... el cero a la izquierda... se incluye en éste mismo momento, todo el que vivimos... la bendita música judía de Kroke. Amigos de mis amigos... los calvos... como Ramón Trecet, mítico y casi auténtico comentarista de baloncesto, (nada que ver con el susodicho Andrés Montes) que ahora (y antes) tiene un programa de radio en Radio 3 (valga la rebuznancia si yo lo valgo), os ordeno el mandamiento de respirar. Hace una semana que fue la noche mágica, en Madrid. Ahí estuvimos María (gurú) and me... escuchando y viendo un concierto en el Planetario de Madrid, único en su especie, especial.


Por eso mismo, GRACIAS, amigos artistas, aquellos que son capaces de ponerme los pelos de punta.
Amigo Andrés Judak, gracias por la emoción, nos quedan las palabras, porque siempre son palabras, incluso las que no se escuchan... son palabras de la duda y del silencio, gracias por tu canción ¡Chapeau!, me emocioné...