23 junio 2013

A Ritmo de Jazz

En la cercanía difusa te beso

sin tener claro cuando parar.

La noche, es de los amantes que bostezan de día

de los que sienten que mañana el mundo

se va a acabar.

De lo injusto no quiero acordarme

es la verdad,

no voy a sentirme culpable,

sino solo al mirarte que se ha suicidado

la soledad

aunque seguramente, nunca van a hallar

el cadáver,

así como sé que como tú, no voy a encontrar.

El verano le quita la ropa al invierno

y en la habitación madrugada

los amantes se dan la espalda después del sexo,

el amor, para que no se escape…

en paz nos deja soñar con una sonrisa,

y dormir abrazados, sobre la almohada de la libertad.