28 octubre 2010

Ajenas

Éstas manos ya no son mías

Parecen ajenas, como si fueran

El tacto del artesano

Después de darle alma al barro.



Pasan lentas las horas

Cuando te quieres ir,

Sigues esperando bajo la lluvia

Que tu cita llegue

Y hace más frío

Cuando la fiebre te sube en verano.



Lo veo claro y sin embargo

Lo tiendo a pensar,

A veces desearía no poder elegir.

Si me vale me conformo

Aunque lo seguiré investigando.

Si me voy,

Digo adiós y vuelvo.

¿qué es lo que tiene sentido?

¡si hay un contrario en común!



Alguien cuenta las historias

Porque alguien las escucha,

Excepto el vagabundo con abrigo de visón

Que duerme en Lavapiés.


Éstas manos no son mis manos,

Parecen ajenas.