11 marzo 2013

Perder con dignidad

Para que nada te pare excepto un abrazo
y el tiempo sea una ola que sabes manejar,
te sube, te baja, te asusta, te relaja.
Para que el destino mande cartas sin destinatario
que a mí me toque redactar...
ojalá la suerte te lleve de la mano por el túnel
en el que no ves el final,
ojalá puedas dormir tranquila
con la lección bien aprendida,
ojalá veas partir de las escuelas
las mil palomas de la paz,
y que sus cagadas no te caigan encima, ojalá.
Para que nada te pare excepto un abrazo
y el viento no te cierre los ojos,
trata de cumplir y no imaginar
lo que querías ser,
ganar tu guerra o al menos,
perder con dignidad.